Toda su ilusión se contagiaba, desde su boda en el Cigarral Ángel Custodio hasta las miradas a Pedro. Cuando una pareja da más de lo que tu puedes pensar, el resultado es mágico. Desde que llegaron Pedro y María a mi estudio pude ver que la pareja desprendía magia entre ellos. La  impresión que, curtidos en mil batallas, habían superado todo juntos. Es increíble como de una sola reunión se puede sacar tanto de las parejas que lo dan todo. Su boda era su día, su fiesta, su hora tan esperada. Desde los preparativos hasta el baile pudimos disfrutar de la sonrisa de María, de las muestras de amor que nos regalaba Pedro. Fue maravilloso que la misa la diera un cura de un corazón a la altura de esta pareja en ese templo histórico.

Pedro, María, ser vuestro fotógrafo par mí ha sido una maravillosa lección de amor, de principios. Os deseo todo lo bueno que os de la vida porque os lo merecéis. Un abrazo muy fuerte. InakiLungarán-64

COMMENTS

[…] olvidarme de Iñaki Lungaran y su  ayudante Marina, gracias por presentarme a esta pareja de la cual tanto aprendimos. Siempre […]

Tu comentario está pendiente de moderación.

Un trabajo excelente! Un placer seguirte.

ADD ONE