Una boda en Villaminaya es siempre un nuevo reto, puedo decir que me siento en mi segundo pueblo. Esta boda en la Finca el Retamar Toledo fue una boda con unos novios y unos invitados muy caneros. Desde el primer momento compartí con Alberto y Ana una complicidad fuera de lo normal. Empezar en Madrid casi a la hora que ponen las calles, con Alberto, un tío que derrocha carino por todos lados. Cuando llegamos y vi a Ana me quedé sorprendido. Con Ana todo fue perfecto, se notaba que le gusta la fotografía y estar a la altura es complicado. Ese vestido de San Patrick parecía que lo habían realizado para ella. Una ceremonia perfecta en Villaminaya y una primera sesión de fotos en la Finca el Retamar Toledo.

 Fotógrafo de Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo Finca el Retamar Toledo

COMMENTS
ADD ONE